sábado, 1 de diciembre de 2012

Desorden - Izal

La cuestión no es que me muera por probar.
Simplemente,no quiero que me cuenten el final.
Si es que al final hay un final, no quiero detalles.
El problema quizás es que tanto y tanto planear..
no llegaremos jamás a ninguna parte.
¿Quién sabe cómo acabaran mis errores?
Déjame probar y graba en video los mejores.
Es vital respirar el caos, son cosas de la
incertidumbre. Y si todo te lo dieron escrito,
desordénalo mejor. Y si el que planea cada
momento eres tú , desordénate tú mismo.


viernes, 19 de octubre de 2012

Intimidad - Mario Benedetti

Juntos despertamos, el tiempo hace
o deshace,mientras tanto no le
importa tu sueño ni mi sueño.
Somos torpes, o demasiado cautos.

Pensamos que no cae esa gaviota,
creemos que es eterno este

conjuro, que la batalla es nuestra
o de ninguno. 
Juntos vivimos,
sucumbimos juntos, pero esa
destrucción es una broma,
un detalle, una ráfaga, un vestigio
y un abrirse y cerrarse del paraíso.


Ya nuestra intimidad es tan
inmensa que la muerte la esconde
en su vacío. Quiero que me relates
el duelo que te callas. Por mi parte,
te ofrezco mi última confianza.
Estás sola,estoy solo, pero a veces
puede la soledad ser una llama.



domingo, 14 de octubre de 2012

El otoño se acerca - Ángel González

El otoño se acerca con muy poco ruido:
apagadas cigarras, unos grillos apenas,
defienden el reducto de un verano
obstinado en perpetuarse, cuya suntuosa
cola aún brilla hacia el oeste. Se diría
que aquí no pasa nada, pero un silencio
súbito ilumina el prodigio: ha pasado
un ángel que se llamaba luz, o fuego,
o vida. Y lo perdimos para siempre.


sábado, 13 de octubre de 2012

Horarios nocturnos - Joan Margarit

Acostado a tu lado, oigo los trenes.
Cruzan mi frente sus fugaces luces
rasgando el horror tibio de esta noche.
La pausa de silencio me deja una luz roja,
una nota sobre este pentagrama de
cables y de vías oscuras y brillantes.
Acostado a tu lado, oigo cómo se alejan
con el ruido más triste. Quizá me he
equivocado no subiendo a uno de ellos.
Quizá el último acierto sea -abrazado
a ti- dejar pasar los trenes en la noche.


lunes, 17 de septiembre de 2012

La inmortalidad de la nada - Ángel González

Todo lo consumado en el amor
no será nunca gesta de gusanos.
Los despojos del mar roen apenas
los ojos que jamás -porque te vieron-,
jamás se comerá la tierra al fin del todo.
Yo he devorado, tú me has devorado
en un único incendio.
Abandona cuidados: lo que ha ardido
ya nada tiene que temer del tiempo.


domingo, 9 de septiembre de 2012

Breverías - Francisco Álvarez

El muro de Berlín que te rodea
debe ser abatido pieza a pieza;
yo colaboraré en esa tarea,
pero el desmantelar tu fortaleza
debe empezar por rechazar la idea
de que es debilidad la gentileza.
Eres frágil…y ¿qué? Así es la rosa,
y entre las flores es la más hermosa. 


sábado, 7 de julio de 2012

Cotidiana - Mario Benedetti

La vida cotidiana es un instante
de otro instante que es la vida total
del hombre, pero a su vez cuántos
instantes no ha de tener ese instante
del instante mayor. Cada hoja verde
se mueve en el sol como si perdurar
fuera su inefable destino, cada gorrión
avanza a saltos no previstos como
burlándose del tiempo y del espacio,
cada hombre se abraza a alguna mujer
como si así aferrara la eternidad.

En realidad todas estas pertinacias son
modestos exorcismos contra la muerte,
batallas perdidas con ritmo de victoria,
reos obstinados que se niegan a notificarse
de su injusta condena, vivientes que se
hacen los distraídos.

La vida cotidiana es también una suma 
de instantes, algo así como partículas de 
polvo que seguirán cayendo en un abismo, 
y sin embargo cada instante, o sea cada 
partícula de polvo es también un copioso 
universo con crepúsculos y catedrales y 
campos de cultivo y multitudes y cópulas y 
desembarcos y borrachos y mártires y colinas
y vale la pena cualquier sacrificio, para que 
ese abrir y cerrar de ojos abarque por fin el 
instante, universo, en el que con una mirada 
no se avergüence de su reveladora,efímera, 
insustituible luz.


lunes, 2 de julio de 2012

El mito de Ícaro - Álvaro García

La meta es como un túnel, se nutre de tiniebla.
Lo propio de las alas es quemarse
cinco minutos antes de llegar hasta el sol.
Toda meta es un túnel que te absorbe,
es una oscuridad que se alimenta
de tu propia sustancia y de tu olvido,
y ese modo de muerte que es el conseguir.

Cuando uno logra un fin se queda triste.
La meta se lo traga. Mejor ser el mejor

sin beso de champán, sin aureola.
Y el sueño se ha quemado en su inminencia,
como sabiendo que vencer es chusco.
Tus sueños se han quemado de pura lucidez.


sábado, 16 de junio de 2012

La sombra - Luis Cernuda

Al despertar de un sueño, buscas
tu juventud, como si fuera el cuerpo

del camarada que durmiese
a tu lado y que al alba no encuentras.
Ausencia conocida, nueva siempre,
con la cual no te hallas. Y aunque acaso
hoy tú seas más de lo que era, el mozo ido,

todavía sin voz le llamas, cuántas veces;

Olvidado que de su mocedad se alimentaba
aquella pena aguda, la conciencia de tu vivir
de ayer. Ahora, ida también, es sólo
un vago malestar, una inconsciencia
acallando el pasado, dejando indiferente
al otro que tú eres, sin pena, sin alivio.



martes, 1 de mayo de 2012

Parlez-moi d'amour - Lucienne Boyer

Parlez-moi d'amour
Redites-moi des choses tendres
Votre beau discours
Mon cœur n'est pas las de l'entendre
Pourvu que toujours
Vous répétiez ces mots suprêmes :
"Je vous aime"

Vous savez bien
Que dans le fond je n'en crois rien
Mais cependant je veux encore
Écouter ce mot que j'adore
Votre voix aux sons caressants
Qui le murmure en frémissant
Me berce de sa belle histoire
Et malgré moi je veux y croire


Il est si doux
Mon cher trésor, d'être un peu fou
La vie est parfois trop amère
Si l'on ne croit pas aux chimères
Le chagrin est vite apaisé
Et se console d'un baiser
Du cœur on guérit la blessure
Par un serment qui le rassure.


jueves, 12 de abril de 2012

Burne - Jones

Conozco una pareja de cuervos, sé
que tienen un tiempo semejante al de
los hombres para vivir; podría visitarlos,
pasear juntos hasta los sauces de la orilla.
Hoy he hablado con alguien por quien
sentí afecto,le encontré satisfecho y
próspero; su enemigo murió. La
muerte siempre es de frío.


Ella tiene los pies como Marilyn Monroe
y una tierna indefensión en los hombros.
Están en una sala y la ventana 
descorre sus cortinas a un atardecer
boscoso, pero es como si fuera
una esfera de cristal. No se miran.

Él la mira a ella. Ella a lo lejos. Hace ya 
mucho tiempo que él la había soñado como 
un aire de cigüeñas, una luz, y ahora estaba 
allí. Cuántas vidas que no parecen ciertas
en una sola vida. Campanillas azules en la 
mano. Él sabe que se irá. No hablan y el 
momento está lleno de voz, voz acunada, lejana.
Tan incierta la luz, como en el sueño.

domingo, 26 de febrero de 2012

Defensa de la alegría - Mario Benedetti

Defender la alegría como una trinchera,
defenderla del escándalo y la rutina de
la miseria y los miserables, de las ausencias
transitorias y las definitivas, defender
la alegría como un principio, defenderla
del pasmo y las pesadillas de los neutrales
y de los neutrones, de las dulces infamias
y los graves diagnósticos , defender la
alegría como una bandera, defenderla
del rayo y la melancolía, de los ingenuos
y de los canallas de la retórica y los paros
cardiacos, de las endemias y las academias.

Defender la alegría como un destino,
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas, de las
vacaciones y del agobio, de la obligación
de estar alegres, defender la alegría como
una certeza defenderla del óxido y la roña,
de la famosa pátina del tiempo, del relente
y del oportunismo, de los proxenetas de
la risa , defender la alegría como un derecho,
defenderla de dios y del invierno, de las
 mayúsculas y de la muerte, de los apellidos
y las lástimas  del azar, y también,de la alegría.

Defensa de la alegría - Mario Benedet

sábado, 18 de febrero de 2012

Balada - Jaime García Terrés

Esta manera de soñar que tengo,
tan a lo vivo, tan sin ley,a mis labios
imparte contradicciones y desvíos.
El grito se confunde con la más honda

tristeza; la tormenta fecunda calmas
decisivas. En un mismo papel quedan
grabados hijos diversos de diversa 
llama. 

Y es que los lunes me levanto belicoso,
el miércoles me sabe amarga ya la boca,
taciturno fallece todo el viernes,y el sábado

me río descaradamente. Jornadas van,
jornadas vienen,jamás iguales entre sí,
por este sueño mío, vagabundo.


Las palabras que dije, las coplas que medí,

verdades fueron un instante, después nada.
Testimonio caduco, mantienen su postura,
perpetuas en su gesto momentáneo, cual

momias de convento.A la vez concebidas,
muertas, embalsamadas. Señores y señoras,
desnudo tiempo soy con alas imperiosas.
Desconozco la tregua; fluyendo me transformo
al ritmo de un tic-tac voluble, siervo leal que

mira por este sueño mío, vagabundo.




lunes, 13 de febrero de 2012

Berenice - Edgar Allan Poe

La desdicha es muy variada. La desgracia
cunde multiforme en la tierra. Desplegada
por el ancho horizonte, como el arco iris,
sus colores son tan variados como los de
éste, a la vez tan distintos y tan íntimamente
unidos. ¡Desplegada por el ancho horizonte
como el arco iris! ¿Cómo es que de la
belleza ha derivado un tipo de fealdad;
de la alianza y la paz, un símil del dolor?

Igual que en la ética el mal es consecuencia
del bien, en realidad de la alegría nace
la tristeza. O la memoria de la dicha pasada
es la angustia de hoy, o las agonías que
son se originan en los éxtasis que pudieron
haber sido.Una memoria como una sombra,
vaga, variable, indefinida, vacilante; y como
una sombra también por la imposibilidad de
librarme de ella mientras brille la luz de mi razón.


miércoles, 8 de febrero de 2012

Otro tiempo vendrá - Ángel González

Otro tiempo vendrá distinto a éste.
Y alguien dirá: «Hablaste mal.
Debiste haber contado otras
historias: violines estirándose
indolentes en una noche densa de
perfumes, bellas palabras calificativas
para expresar amor ilimitado, amor
al fin sobre las cosas todas.»
Pero hoy, cuando es la luz del alba
como la espuma sucia de un día
anticipadamente inútil, estoy aquí,
insomne, fatigado, velando mis
armas  derrotadas, y canto todo
lo que perdí: por lo que muero.


lunes, 30 de enero de 2012

Retornos de otoño - Rafael Alberti

Nos dicen: sed alegres,que no escuchen
los hombres rodar en vuestros cantos
ni el más leve ruido de una lágrima.
Está bien. Yo quisiera, diariamente lo
quiero,mas hay horas, hay días, hasta
meses y años en que se carga el alma
de una justa tristeza y por tantos motivos
que luchan silenciosos,rompe a llorar,
abiertas las llaves de los ríos.

Miro el otoño, escucho sus aguas
melancólicas de dobladas umbrías que
pronto van a irse.Me miro a mí, me escucho
esta mañana y perdido ese miedo que me
atenaza a veces hasta dejarme mudo,
me repito: confiesa, grita valientemente
que quisieras morirte.

Di también: tienes frío. Di también: estás
solo, aunque otros te acompañen,¿qué
sería de ti si al cabo no volvieras? Tus
amigos, tu niña, tu mujer, todos esos
que parecen quererte de verdad, ¿qué
dirían? Sonreíd, sed alegres. Cantad la
vida nueva. Pero yo sin vivirla,¡cuántas
veces la canto! ¡Cuántas veces animo
ciegamente a los tristes, diciéndoles: sed
fuertes, porque vuestra es el alba! Perdonadme
que hoy sienta pena y la diga. No me culpéis.
Ha sido la vuelta del otoño.




sábado, 28 de enero de 2012

Los ángeles sonámbulos - Anónimo andaluz

Pensad en aquella hora: cuando se
rebelaron contra un rey en tinieblas
los ojos invisibles de las alcobas.
Lo sabéis, lo sabéis. ¡Dejadme!
Si a lo largo de mí se abren grietas
de nieve, tumbas de aguas paradas,
nebulosas de sueños oxidados,
echad la llave para siempre a vuestros
párpados. ¿Qué queréis? Ojos
invisibles, grandes, atacan. Púas
incandescentes se hunden en los tabiques.
Ruedan pupilas muertas, sábanas.
Un rey es un erizo de pestañas.

También, también los oídos invisibles
de las alcobas, contra un rey en tinieblas.
Ya sabéis que mi boca es un pozo de
nombres de números y letras difuntos.
Que los ecos se hastían sin mis palabras
y lo que jamás dije desprecia y odia al
viento. Nada tenéis que oír. ¡Dejadme!

Pero oídos se agrandan contra el pecho.
De escayola, fríos, bajan a la garganta,
a los sótanos lentos de la sangre, a los
tubos de los huesos. Un rey es un erizo
sin secreto. Como yo, como todos.
Y nadie espera ya la llegada del expreso,
la visita oficial de la luz a los mares
necesitados, la resurrección de las voces
en los ecos que se calcinan.


martes, 24 de enero de 2012

Sobre los ángeles - Rafael Alberti

Buscad, buscadlos: en el insomnio de
las cañerías olvidadas,en los cauces
interrumpidos por el silencio de las basuras.
No lejos de los charcos incapaces de
guardar una nube,unos ojos perdidos,
una sortija rota o una estrella pisoteada.
Porque yo los he visto: en esos escombros
momentáneos que aparecen en las neblinas.
Porque yo los he tocado: en el destierro
de un ladrillo difunto,venido a la nada
desde una torre o un carro.Nunca más
allá de las chimeneas que se derrumban
ni de esas hojas tenaces que se estampan
en los zapatos. En todo esto.

Más en esas astillas vagabundas que se
consumen sin fuego, en esas ausencias
hundidas que sufren los muebles
desvencijados, no a mucha distancia de los
nombres y signos que se enfrían en las
paredes. Buscad, buscadlos: debajo de la
gota de cera que sepulta la palabra de un
libro o la firma de uno de esos rincones de
cartas que trae rodando el polvo.Cerca
del casco perdido de una botella, de una
suela extraviada en la nieve, de una navaja
de afeitar abandonada al borde de un precipicio.


viernes, 20 de enero de 2012

En horas de insomnio - Miguel de Unamuno

Me voy de aquí, no quiero más oírme,
de mi voz toda voz suéname a eco,
ya falta así de confesor, si peco
se me escapa el poder arrepentirme.
No hallo fuera de mí en que me afirme
nada de humano y me resulto hueco,
si esta cárcel por otra al fin no
trueco en mi vacío acabaré de hundirme.

Triste soledad, la del engaño de
creerse en humana compañía moviéndose
entre espejos, ermitaño. He ido
muriendo hasta llegar al día en que
espejo de espejos, soy me extraño a
mí mismo y descubro que no vivía.


martes, 17 de enero de 2012

Chau pesimismo - Mario Benedetti

Ya eres mayor de edad, tengo
que despedirte,pesimismo.
Años que te preparo el desayuno,
que vigilo tu tos de mal agüero
y te tomo la fiebre, que trato
de narrarte pormenores del pasado
mediato, convencerte de que en
el fondo somos gallardos y leales,
y también que al mal tiempo
buena cara, pero como si nada,sigues
malhumorado, arisco e insociable.

Claro que voy a despedirte,
no sé por qué no lo hice antes,
será porque tienes tu propio método
de hacerte necesario.Ya sé, vas
a decirme: no hay motivos para
la euforia y las celebraciones.
Pero es tan boba,tu razón tan obvia
tan remendada y remedada,tan
igualita al pálpito,que enseguida
se vuelve sinrazón.Ya eres mayor de
edad,adiós pesimismo,y por favor anda
despacito,sin despertar al monstruo.




martes, 10 de enero de 2012

A mano amada - Ángel González

A mano amada,cuando la noche
impone su costumbre de insomnio
y convierte cada minuto en el
aniversario de todos los sucesos
de una vida;allí, en la esquina
más negra del desamparo, donde
el nunca y el ayer trazan su cruz
de sombras,los recuerdos me asaltan.

Unos empuñan tu mirada verde, otros
apoyan en mi espalda el alma blanca
de un lejano sueño, y con voz inaudible,
con implacables labios silenciosos,
¡el olvido o la vida!,me reclaman.
Reconozco los  rostros. No hurto el
cuerpo.Cierro los ojos para ver y siento
que me apuñalan fría, justamente,con
ese hierro viejo: la memoria.


martes, 3 de enero de 2012

Parpadeo - Mario Benedetti

Esa pared me inhibe lentamente,
piedra a piedra me agravia. Ya
que no tengo tiempo de bajar hasta
el mar y escuchar su siniestra
horadante alegría,ya que no tengo
tiempo de acumular nostalgias debajo
de aquel pino perforador del cielo.

Ya que no tengo tiempo de dar la cara
al viento y oxigenar de veras el alma
y los pulmones, voy a cerrar los ojos
y tapiar los oídos,y verter otro mar
sobre mis redes, y enderezar un pino
imaginario y desatar un viento que me
arrastre lejos de las intrigas y las
máquinas,lejos de los horarios y los
pelmas. Pero puertas adentro es un
fracaso: este mar que me invento no
me moja,no tiene aroma el árbol que
levanto y mi huracán suplente ni
siquiera sirve para barrer mis odios secos.

Preciso tiempo,necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado, porque les
sobra o ya no saben que hacer con él,
tiempo en blanco,en rojo,en verde,hasta
en castaño oscuro,no me importa el
color, cándido tiempo,que yo no puedo
abrir y cerrar como una puerta.Tiempo
para mirar un árbol,un farol,para andar
por el filo del descanso,para pensar:
qué bien,hoy es invierno.

Para morir un poco,y nacer enseguida,y
para darme cuenta y para darme cuerda.
Preciso tiempo, el necesario para chapotear
unas horas en la vida y para investigar por qué
estoy triste y acostumbrarme a mi
esqueleto antiguo. Vale, ahora digamos
me hace falta tiempo,sin tiempo.



lunes, 2 de enero de 2012

Ayer - Mario Benedetti

Ayer pasó el pasado lentamente
con su vacilación definitiva,
sabiéndote infeliz y a la deriva,
con tus dudas selladas en la frente.
Ayer pasó el pasado por el puente
y se llevó tu libertad cautiva,
cambiando su silencio en carne viva
por tus leves alarmas de inocente.
Ayer pasó el pasado con su historia
y su deshilachada incertidumbre,
con su huella de espanto y de reproche,
fue haciendo del dolor una costumbre,
sembrando de fracasos tu memoria
y dejándote a solas,con la noche.