martes, 14 de febrero de 2017

Fragmento de La vida es sueño - Pedro Calderón de la Barca

¿No es breve luz aquella
caduca exhalación, pálida
estrella, que en trémulos desmayos,
pulsando ardores y latiendo rayos,
hace más tenebrosa la obscura
habitación con luz dudosa?

Sí, pues a sus reflejos
puedo determinar (aunque de
lejos) una prisión obscura,
que es de un vivo cadáver
sepultura, y porque más me
asombre, en el traje de fiera yace
un hombre de prisiones cargado
y sólo de la luz acompañado.
Pues huir no podemos, desde aquí
sus desdichas escuchemos;
sepamos lo que dice.