sábado, 18 de febrero de 2012

Balada - Jaime García Terrés

Esta manera de soñar que tengo,
tan a lo vivo, tan sin ley,a mis labios
imparte contradicciones y desvíos.
El grito se confunde con la más honda

tristeza; la tormenta fecunda calmas
decisivas. En un mismo papel quedan
grabados hijos diversos de diversa 
llama. 

Y es que los lunes me levanto belicoso,
el miércoles me sabe amarga ya la boca,
taciturno fallece todo el viernes,y el sábado

me río descaradamente. Jornadas van,
jornadas vienen,jamás iguales entre sí,
por este sueño mío, vagabundo.


Las palabras que dije, las coplas que medí,

verdades fueron un instante, después nada.
Testimonio caduco, mantienen su postura,
perpetuas en su gesto momentáneo, cual

momias de convento.A la vez concebidas,
muertas, embalsamadas. Señores y señoras,
desnudo tiempo soy con alas imperiosas.
Desconozco la tregua; fluyendo me transformo
al ritmo de un tic-tac voluble, siervo leal que

mira por este sueño mío, vagabundo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario