sábado, 4 de junio de 2011

Alguien no saldrá de esta

Tomé de un trago el veneno de
esos ojos de mujer, seguí su canto
en las rocas,un descuido y naufragué.
Y hoy sólo fumo callado, cuando
escucho hablar de amor,de ese fruto
codiciado,yo ya conozco el sabor.

No vi la red escondida, la trampa
esperándome, creí sincera su entrega
y por entero me entregué. Pero eso
fue hace ya mucho, ya aprendí de
mi dolor, y hoy sólo fumo y escucho
cuando siento hablar de amor.
Y así comienzo a novelar
la historia de lo que será cuando
las cosas vayan a peor.
Y yo me veo casi igual que ahora
que no tengo nada
salvo la certeza del dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario